Celemania. XXVIIIe Talleres Internacionales del FRAC Pays de la Loire

Imagen ornamental hecha en Lupita, sin relación directa con el evento

Como detectives que reconstruyen la historia con fragmentos del pasado así como del presente, existe una gran curiosidad en el arte contemporáneo por maniobrar, interpretar, así como escavar, en acontecimientos que hoy se encuentran, se destacan e identifican como inconclusos: invadidos por hoyos negros que dan pie a distintas interpretaciones.

Quizá este interés tenga que ver con la posibilidad actual de registrar una gran parte de lo que se encuentra a nuestro alcance –a diferencia de antes. aunque quizá también, tenga que ver con la manera en la que la información es reorganizada dependiendo de la relevancia que dicta aquél quien revisa o recupera ciertos datos.

Lo que pasa a la historia es tan reciente como ayer, tan lejano como hace un par de siglos, o tan subjetivo como aquél victorioso o creativo que dejó registro ya sea en los libros o fuera de ellos. Sin embargo, son las especulaciones a partir de indagaciones un tanto obsesivas por parte de artistas, las que crean mitos que trazan recorridos personales en el proceso de investigación de distintos factores. la carga de rumores, contradicciones y más que nada, astutos cuestionamientos, abren el campo perceptual a distintas y posibles revalorizaciones, reinterpretaciones, recreaciones y relecturas de las páginas faltantes.

Recientemente escuché por primera vez el recuento sobre el siguiente acontecimiento. Sucedió al norte de méxico en el estado de Coahuila.

En Celemania, establecida originalmente como estación de ferrocarril debido al tráfico que hace décadas circulara en la zona a partir de la extracción de minerales del desierto, ocurrió una trágica explosión el 9 de septiembre de 2007. las actividades económicas de esta pequeña población hoy son distintas y la comunicación principal con entidades cercanas, se da a partir de la carretera federal número 30.

Un camión que transportaba 22 toneladas de dinamita se impactó en esa carretera con un coche, provocando un incendio y la muerte de tres personas; otro par resultaron gravemente heridas. Habitantes de Celemania acudieron al rescate, entre ellos un foto-periodista que registró inmediatamente con su cámara el incidente, a la gente que ayudaba así como aquellos que a un costado se paraban simplemente a observar la desgracia.

Minutos después, ocurrió una segunda gran explosión, causó la muerte de todos los que estaban ahí, más de 30 personas fallecieron: entre ellas el fotógrafo. la carretera –en un tramo– desapareció, causando un hoyo negro de 20 metros de diámetro. Un policía federal que llegó al sitio después de la segunda explosión, al percatarse del nivel de la desgracia, tomó su propia cámara para documentar los hechos. entonces fue que encontró ilesa, milagrosamente, la cámara con las fotografías del periodista. en ese momento, revisó las imágenes de aquello que había sido registrado tan sólo minutos antes… De inmediato, este hecho se convirtió en historia, una que habría de ser reconstruida a partir de la generación de líneas de información.

Como historia verídica, documentada casi a manera de ficción y hoy experimentada desde imágenes fijas con tiempos desfasados, el federal (y los involucrados en la investigación de los hechos posteriormente) generaron múltiples hipótesis a partir de la documentación que sobrevivió y de los huecos en ésta.

Los proyectos de los seis artistas invitados a participar en el programa de residencia del Frac des Pays de la loire 2014 –Diego Berruecos, Santiago Borja, Andrea Chirinos, Cynthia Gutiérrez, Gabriel Rosas Alemán, Jorge Satorre– no se relacionan con la historia relatada anteriormente. Tampoco, al final de la residencia el público encontrará vestigios de una muestra vinculada a la trágica temática de la historia anterior.

Lo que sí se podrá percibir sin embargo –directa e indirectamente mediante distintas estrategias, medios y formas– será un intento por abordar situaciones, condiciones, historias o acontecimientos ajenos en los que se identifican distintas
aperturas, para ser momentáneamente completados. Cada artista trazará su propio acceso a indagaciones artísticas personales mediante soluciones creativas que le permitan explorar contextos irresueltos, con los que producirán más que una verdad o ficción, un campo imaginario de reconstrucción simbólica.

El catálogo de estos proyectos en proceso, tomando en consideración el espacio temporal que posibilita la residencia, así como otras formas de comunicación y herramientas de acceso a los trabajos, fungirán precisamente como plataformas de reflexión y de registro de potenciales contradicciones en construcción. En el desplazamiento de la lógica común, destacan mundos intelectual, creativa y performáticamente provocativos.

Texto en español de Daniela Pérez, curadora de la exposición

Enlaces de interés