Palimpsesto

A partir de otoño, la Fundación Beyeler presentará la instalación a gran escala Palimpsesto de la artista colombiana de renombre internacional Doris Salcedo. Nacida en 1958 en Bogotá, Salcedo explora los efectos de la violencia y la exclusión en su Colombia natal y en otras partes del mundo a través de objetos, esculturas e intervenciones específicas de gran escala. En Palimpsesto, Salcedo examina el destino de los refugiados y migrantes que se han ahogado en los últimos veinte años mientras realizaban el peligroso viaje a través del Mediterráneo o del Atlántico en busca de una vida mejor en Europa.

Palimpsesto podrá verse en la Fundación Beyeler hasta septiembre de 2023; en el verano de 2023, el museo dedicará una gran exposición individual a Doris Salcedo.
Basándose en años de investigación, Salcedo ha explorado sin descanso las situaciones de conflicto en las que la violencia y sus víctimas son omnipresentes, centrándose en el ciclo siempre recurrente de la violencia, la indignación, la conmemoración y el olvido. Sus obras están a menudo impregnadas de una angustianter extrañeza, revelando la ausencia de personas que han desaparecido, han migrado, han sido asesinadas u olvidadas. Tan poéticas como frágiles, las obras de Salcedo evocan la memoria de quienes la muerte corre el riesgo de relegar al olvido y rinden homenaje a la pena y al dolor de los vivos.

Entre 2013 y 2017, más de 15.600 migrantes procedentes del norte de África, Oriente Medio, Irak, Afganistán y Siria perdieron la vida frente a las costas de Grecia, Italia y España.

Durante casi cinco años, la artista siguió la cobertura mediática internacional y habló con supervivientes y familiares de las víctimas. Estas historias y destinos desgarradores, y las profundas consecuencias de cada muerte para las familias y los seres queridos la inspiraron a registrar los nombres de más de 300 refugiados y migrantes desaparecidos en el mar en una obra que da expresión a esta tragedia abstracta.

El título del proyecto expositivo procede de la palabra griega antigua «palimpsesto», que hace referencia a las páginas de manuscritos reutilizadas -borradas repetidamente para volver a escribir en ellas-, una práctica habitual en la Antigüedad y la Edad Media. A veces, los restos de las inscripciones originales eran aún visibles debajo de las nuevas, lo que permitía reconstruir algunos textos antiguos. Palimpsesto, de Doris Salcedo, es una instalación inmersiva de baldosas porosas de color arena. La obra consta de dos ciclos de nombres superpuestos: los nombres de las personas fallecidas antes de 2010 están inscritos en arena fina de colores contrastados que han sido incrustados en las losas de piedra; los nombres de las personas fallecidas entre 2011 y 2016 aparecen superpuestos en forma de gotas de agua que se agregan para formar letras antes de disolverse, en un ciclo incesante de inscripción y borrado. El Palimpsesto está instalado en la sala más grande de la Fundación Beyeler: 66 losas de piedra se distribuyen en unos 400 metros cuadrados, mostrando 171 de los 300 nombres de la obra en total.

La obra interroga la incapacidad de hacer un duelo colectivo y cuestiona la experiencia del recuerdo y de la memoria en sociedades acostumbradas al olvido, en las que cada nueva tragedia borra la anterior. La instalación refleja el proceso constante por el que Salcedo sondea la relación entre el sufrimiento personal y el espacio público. El palimpsesto se concibe así también como un lugar de encuentro y de duelo. Los modos de representación de la artista evocan sentimientos universales de empatía, dolor y sensación de pérdida, una experiencia tan intemporal como transcultural. El sentido de la responsabilidad que despiertan los abusos y atropellos políticos actuales atormenta a Salcedo y aparece en sus obras como un imperativo, dándoles un carácter memorialista. Sus obras suelen tener como telón de fondo acontecimientos concretos, pero ofrecen un espacio para la interpretación personal y alcanzan una validez y un impacto universales.

Doris Salcedo es una figura importante del arte contemporáneo. Nació en 1958 en Bogotá, Colombia, donde todavía vive y trabaja. Estudió pintura e historia del arte en la Universidad de Bogotá, y a principios de la década de 1980 estudió escultura en la Universidad de Nueva York (NYU). Regresó a Colombia en 1985. A continuación, viajó por todo el país para entrevistarse con supervivientes y familiares de víctimas de la violencia y la brutalidad. La conciencia que adquirió de estos encuentros con los temas de la guerra, la alienación, la falta de puntos de referencia y el desarraigo ha constituido desde entonces la base de su obra.

Salcedo se ha dado a conocer con instalaciones a gran escala como Sin título, 2003, Shibboleth, 2007, y Plegaria Muda, 2008-2010. Sin título, 2003, creada para la 8ª Bienal Internacional de Estambul, consiste en unas 1.550 sillas de madera apiladas entre dos edificios para reflejar aspectos de la migración y el desplazamiento en la historia de Estambul. Para Shibboleth, 2007, en la Tate Modern de Londres, diseñó una larga grieta que atravesaba el suelo de la Sala de Turbinas, inscribiendo así sensorialmente experiencias de delimitación, exclusión y separación en el espacio. Con sus mesas apiladas en forma de ataúd por cuyo fondo crecen delicadas briznas de hierba, Plegaria Muda, 2008-2010, evoca un cementerio recién construido y conmemora simbólicamente a los miles de civiles desaparecidos y posiblemente asesinados en Colombia en los últimos años. En 2015, el Museo de Arte Contemporáneo de Chicago presentó la primera retrospectiva de la artista. El Museo Glenstone de Maryland le dedica este año una exposición individual. En la Fondation Beyeler, Doris Salcedo estuvo expuesta en 2014 en una presentación de la colección que incluía obras de la Colección Daros Latinamerica. Palimpsest se presentó en 2017 en el Palacio de Cristal del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid y después en White Cube de Londres. Esta impactante instalación se presenta ahora por primera vez en el mundo de habla alemana junto a la gran exposición de obras de la colección organizada con motivo del 25º aniversario de la Fundación Beyeler. En 2023, la Fundación Beyeler dedicará una gran exposición a las principales obras de toda la carrera de Doris Salcedo.

Palimpsesto se realiza en estrecha colaboración con la artista Doris Salcedo, su estudio y White Cube, Londres. El proyecto es dirigido por Fiona Hesse, conservadora asociada de la Fundación Beyeler.